Cirugía de Retina

Martes, 16 Septiembre   

La retina es la capa interna del ojo que recibe y transmite imágenes que han pasado
a través del cristalino y la córnea y que han sido enfocadas por éstos.
Los desprendimientos de retina están asociados a desgarramientos o perforaciones en
la retina a través de los cuales se pueden escapar los líquidos internos del ojo,
causando una separación entre la retina y los tejidos subyacentes. Los traumatismos
son la causa más frecuente de esta condición y el riesgo de un desprendimiento de
retina después de un traumatismo menor, como un golpe en la cabeza, es mayor en las
personas ancianas y en los pacientes con tumores o con una inflamación en áreas
adyacentes a la retina. En algunos casos, el desprendimiento de retina ocurre sin
que se haya presentado un traumatismo. Los síntomas del desprendimiento de retina
son, entre otros, destellos de luz, puntos “flotantes” o pérdida del campo visual.
Es necesario realizar cirugía de emergencia para evitar la pérdida de la visión.
El cierre esclerótico para los desprendimientos de retina puede requerir varios días
de hospitalización. Los pacientes deben mantener la cabeza elevada y tratar de no
doblar el cuerpo al levantar cosas o durante la evacuación intestinal. Se deben
evitar los ejercicios fuertes durante tres a cuatro semanas.