Cirugía de las orejas

Martes, 16 Septiembre   

Esta ilustración muestra el aspecto normal que deben tener las orejas en relación
con la cara.
La cirugía de las orejas se realiza para aproximar a la cabeza las orejas exageradamente grandes o prominentes.
Cada año se realizan con éxito miles de cirugías de las orejas u otoplastias. Este
procedimiento puede llevarse a cabo en el consultorio del cirujano, en un centro
ambulatorio o en el hospital. El paciente puede estar despierto pero sin sentir
dolor (bajo anestesia local) o profundamente dormido y sin sentir dolor (bajo
anestesia general). El procedimiento tarda alrededor de dos horas, dependiendo de la
extensión de la cirugía. En la mayoría de los casos, las incisiones se realizan en
la parte posterior de la oreja y se extrae la piel para exponer el cartílago de la
oreja. Luego, se usan suturas para plegar el cartílago con el fin de reconstruir la
oreja. Algunos cirujanos escogen no hacer suturas y, a cambio, cortan o raspan el
cartílago antes de plegarlo. Posteriormente, se aproxima más la oreja a la cabeza,
creando un pliegue más pronunciado (antihélix) en la parte central de la oreja.
Las cicatrices leves se ocultan en los pliegues de flexión detrás de las orejas y no
se hacen incisiones en la parte anterior de las mismas.