lunes, 30 mayo 2016

Últimos Artículos

A feed could not be found at http://www.cirugia.us/plastica/feed/

Cirugia.us E-mail

 

Los objetivos básicos de la cirugía han sido, en resumen: Extirpar (Tumores, órganos destruidos); Evacuar (Abscesos, colecciones); Restaurar (Heridas de órganos); Reconstruir (Derivaciones); Corregir (Malformaciones); Crear fisiología nueva (Simpatectomía); Reemplazar (trasplantes, órganos artificiales); y asistir (cuidados postoperatorios e intensivos).


cirugiaA estos se suman las funciones de estudiar, investigar, enseñar, publicar y buscar permanentemente soluciones a los problemas del ser humano en su totalidad, por medio de los actos de curar, aliviar, consolar y solidarizarse con quien sufre los rigores de la enfermedad y la muerte.


El cirujano debe tener habilidad, ciencia, disposición de ánimo y conocimientos claros, para poder utilizar las manos y los instrumentos con el objeto de modificar o eliminar la enfermedad o la malfunción orgánicas, para prolongar la vida y mejorar su calidad y dignidad. Y a pesar de las dificultades, debemos borrar las dudas en el momento de tomar decisiones cruciales para el enfermo. Quien se dedica a la cirugía no puede tener una personalidad contemplativa o indecisa. Debe ser claro de propósitos, definitivo en el juicio, decisivo en la autoridad y autoritario con su propia vida, lo cual implica poseer los más altos niveles de responsabilidad y compasión humanas.


Ciertamente, la función esencialmente técnica del cirujano es cuestión del pasado. Nosotros somos, ante todo, médicos. Y médicos de altísima sofisticación, pues nuestra profesión tiene varias dimensiones: Intelectual por el permanente estudio; técnica porque la habilidad es esencial a nuestro oficio; artesanal por nuestro trabajo con las manos; y, por encima de todo, humana, porque nuestros pacientes son los más graves en todos los capítulos de la medicina.


Llame Gratis:  1-866-CIRUGIA  (1-866-247-8442)

 
Latinos